Fuera de ruta entre indígenas o esquimales

Publicado el jueves, 8 de septiembre de 2016

| Artículo original en: http://viajes.elmundo.es/2016/02/11/otrosmundos/1455183985.html


Los amish, los esquimales, los indígenas de Papúa Nueva Guinea o los maorí de Nueva Zelanda. Conocer culturas lejanas y exóticas es posible gracias a estos tours insólitos que te llevan hasta los confines del mundo.

Estas etnias, comunidades y tribus son únicas y ven del mundo de otra manera. Si quieres conocerlas aquí van seis viajes fuera de ruta.

1. Amish: vuelta al pasado

Familia amish en el Condado de Lancaster.

Los amish son un auténtico pueblo atrapado a conciencia en el tiempo. También conocidos como menonitas, sociedad asentada en sus modestas y cómodas tradiciones de los siglos XVII y XVIII, que practican lo que se conoce como abstención tecnológica. Algo tan básico como la electricidad tiene vetada la entrada en la comunidad.

La comunidad amish se rige por su propia ordenanza, el Ordnung; el hombre deja crecer su barba y la mujer viste de manera sencilla, sin joyas ni abalorios; rechazan la tecnología, pero van al cine; a cierta edad adulta son bautizados y pasan por un período de reflexión, el Rumspringa, por el que los amish pueden salir al mundo y decidir si quieren seguir en la comunidad; viven en granjas y regentan pequeñas empresas.

Conociendo a los Amish: La web de viajes Civitatis organiza tours en castellano por uno de los asentamientos amish más importantes del país, el de Lancaster en Pensilvania que cuenta con 57.000 miembros. Montado sobre carretas tiradas por caballos recorrerás los campos en los que trabajan, descubriendo así las humildes granjas en las que viven. La visita culmina con una agradable y apetecible charla sin móviles de por medio, con comida casera amish incluida y postres realmente tentadores.

2. Korowai: los indígenas de Papúa

Los Korowai viven en cabañas en lo alto de los árboles.

Una línea pacífica e imaginaria dibujada sobre la salvaje selva separa las tribus indígenas de la sociedad más avanzada de la isla occidental de Papúa, conocida como Irian Jaya. Ahí encontramos a los Korowai, con unos pies y unas manos tan ásperas que podrían trepar el árbol más alto del mundo. No es un viaje cualquiera, no es un viaje para cualquiera.

El fotógrafo y escritor Eduardo Lostal relata la experiencia que vivió con los Korowais. En mitad de un terreno anegado, calificado por el fotógrafo como «ciénaga» y dominado por sanguijuelas y otros animales exóticos, se levantan sobre árboles los khaim, las cabañas de estos indígenas del Pacífico. Esta tribu habla su propio idioma, fuma en exceso y cree en los demonios, en laeolíns. Lostal relata que lo peor que te puede pasar es que un miembro moribundo o enfermo te señale con el dedo, porque eso quiere decir que llevas al demonio dentro y en consecuencia te conviertes en desayuno para la tribu. Según cuenta, hasta aquí solo puede llegarse en avioneta, la otra opción es vadear la selva a machete, lo que podrá llevarte más de un mes.

Trekking en Papúa La agencia que realiza viajes por Indonesia, Catur Expediciones, organiza aventuras por este terreno inhóspito. Los Korowai no son la única tribu que puede visitarse, en el Valle de Baliem también puedes observar las curiosas aldeas de los Yali y los Kombai. Un viaje alucinante para poner a prueba tu resistencia conviviendo con una de las tribus más primitivas que existen en el mundo.

3. Inuits: viaje a los confines del Ártico

Beso de esquimal entre inuits.

Piensa en un lugar remoto, quizá Groenlandia, con sus duras condiciones climatológicas en invierno, escasas horas de luz solar, con limitaciones de aprovisionamiento por tratarse de un lugar aislado y de difícil acceso, con una naturaleza abrupta y salvaje y con una cultura perfectamente amoldada a estas circunstancias.

Son cazadores a punta de escopeta; pescan en las gélidas aguas del Ártico; fabrican artesanía con diente de narval; se trasladan en trineos tirados por perros, en Jeeps, e incluso sobrevuelan el fiordo en helicóptero. Son grandes conocedores de las tierras que pisan. Viven en cabañas que pintan de colores según la función que cumplan; fabrican ropa con piel de oso o de foca; comen carne cruda: comerse el corazón de la foca para ellos significa fortaleza; son hospitalarios; y cuentan con su propio idioma, el inuit, hablado por el 70% de los groelandeses.

¿Cómo conocer la cultura inuit? La agencia de viajes Arctic Yeti organiza aventuras por el Ártico durante ocho días en los que te llevan a conocer los aislados pueblos de Kulusuk y Tasiilaq, dos islas al este del país en el que podrás relacionarte con esta apasionante cultura.

4. Bosquimanos: los primeros pobladores

Bosquimanos haciendo fuego.

Los Bosquimanos, también conocidos como «san», representan el pueblo vivo más antiguo de la Tierra. «Hombres de los bosques» que habitan en el sur de África desde hace miles de años. Son los últimos de los primeros pobladores de esta parte más austral de África. También se les atribuye el mérito de haber inventado el lenguaje humano, un lenguaje primario a base de chasquidos con la lengua.

En la actualidad se reparten en grupos entre los territorios de Botsuana y Namibia. Un pequeño porcentaje de éstos también se asientan en Angola, Sudáfrica, Zambia y Zimbabue. La situación de esta etnia en la actualidad es complicada, han tenido conflictos con el gobierno de Botsuana por la intención de desterrarles de sus tierras ancestrales (La Reserva de Caza del Kalahari Central). El Tribunal Superior les devolvió la razón y sus tierras, alegando que el desalojo era ilegal y anticonstitucional.

Safari por la África austral: La web de viajes de aventura, Naturtrek, organiza safaris en camiones, siendo pioneros en esta nueva forma de recorrer la sabana africana. Proponen la Ruta del Okavango, expedición de 21 días por Namibia, Botsuana y las Cataras Victoria, parando, cómo no, en aldeas bosquimanas para conocer su oficio de cazadores y recolectores, así como sus rituales y tradiciones.

5. Maorís: tradición al grito del ‘haka’

Estética maorí. | Foto: Jimmy Nelson.

A lo largo de las dos islas que componen el fascinante y polifacético territorio neozelandés encontramos itinerantes muestras de la cultura Maorí. De la mano de los maoríes se produjo el primer asentamiento humano en Nueva Zelanda, son los primeros y auténticos pobladores de esta isla del Pacífico.

Esta cultura, su idioma y tradiciones, son fundamentales para la identidad de Nueva Zelanda. El haka, antigua danza de guerra maorí, es uno de los espectáculos más impactantes y es por ello que los All Blacks de Nueva Zelanda hacen una demostración de este baile antes de un enfrentamiento de rugby. Los maorís, un pueblo cuya hospitalidad es más que una seña de buena educación, es una responsabilidad que se toman muy en serio.

En poblado maorí con guía nativa: En Rotoura, ciudad a orillas de un lago con mismo nombre, en Isla Norte, se encuentra el pueblo Maorí de Whakarewarewa, este indescifrable nombre es llamado por los locales «Whaka». Desde la web del poblado de Whakarewarewa puedes adquirir las entradas para una visita guiada. Una guía de origen maorí te llevará a descubrir cada lugar del pueblo, su historia, música, arte, lenguaje, comida y hasta sus hogares.

6. Caboclos: la Amazonia en barco

Indios Dessana bailando y cantando.

El gran Amazonas riega los territorios de Perú, Colombia y Brasil. La masa selvática tropical de la Amazonia afecta a nueve países de la parte central y septentrional de Sudamérica. Imagina la biodiversidad que se haya en esta vasta región de seis millones de kilómetros cuadrados, que acoge a 250 mil nativos organizados en 215 etnias, y las que todavía no se conocen.

En el trayecto, varias aldeas se prestan serviciales ante las visitas, mostrándoles sus bailes y cantos rituales, como es el caso de los indios Dessana, asentados en la amazonia brasileña, una comunidad alegre y tranquila que pinta sus rostros y cuerpos y adorna sus cuellos con collares y sus cabezas con penachos de plumas. En el camino también hay otras comunidades, como la de los Caboclos que viven en la aldea de Terra Preta y es muy interesante por ser la comunidad más numerosa de la región del Amazonas. Otras aldeas que están de paso en esta aventura es la de los indios Kambeba y la población de Novo Airao.

Descubriendo la Amazonia: La web de rutas por el Amazonas, Lo Peix, organiza tours a la carta, también tienen excursiones ya programadas. Este tour ofrece guía en español y un trato personalizado para grupos de cuatro a once personas a bordo de un barco ecológico. Esto es el Amazonas y lo que verás durante la travesía son formas de vida, (animales, vegetales y humanas) de lo más salvajes.

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *